Los canutos de Cádiz

¿Qué son los canutos de Cádiz?
canutos de Cádiz

Bosque de niebla.

En el sur de la península Ibérica, a lo largo de los arroyos del macizo del Aljibe y sierras del Campo de Gibraltar se encuentran unos singulares bosques de galería, los denominados canutos de Cádiz, que se caracterizan por mantener una vegetación densa, adaptada a temperaturas suaves y mucha humedad ambiental. Estas condiciones climáticas son similares a las que se daban en el Terciario, pudiéndose encontrar en estos bosques algunas especies relictas propias de la era Cenozóica.

Los principales ejemplos de estos canutos están en Campo de Gibraltar, Sierra de Grazalema, y Serranía de Ronda, en lugares donde las sierras se alzan muy cerca del mar. Los vientos húmedos del Estrecho se elevan y enfrían rápidamente provocando una elevada humedad y creando bosques de niebla similares a los presentes en Canarias o Azores. El alto nivel de precipitaciones permite la aparición de numerosas especies representativas de la laurisilva – con árboles y arbustos de hoja perenne y ancha (de tipo lauroide)- junto a otras propias de la vegetación mediterránea.

¿Cómo son?

En los bosques riparios mediterráneos, al desaparecer o suavizarse la sequedad freática, aparecen especies eurosiberianas junto a las especies ripícolas de distribución típica mediterránea, aumentando la diversidad y complejidad estructural de estas formaciones.

En el caso de los canutos, además de la humedad del propio río o arroyo, el microlima hiperhúmedo permite la entrada de taxones de afinidad subtropical.

Como ocurre en otros bosques de galería, la vegetación aparece formando franjas paralelas al cauce en las que las especies más adaptadas a la humedad del suelo van dejando paso a otras a medida que aumenta la distancia al agua.

Típicamente en este tipo de formación vegetal la zona de mayor humedad, cercana al río o al arroyo, está ocupada por alisos (Alnus glutinosa) y fresnos (Fraxinus angustifolia), ascendiendo en el valle encontramos adelfas (Nerium oleander), quejigo andaluz (Quercus canariensis), ojaranzo (Rhododendron ponticum) y multitud de especies de helechos como Psilotum nudum, helecho real (Osmunda regalis), Dryopteris affinis, Polystichum setiferum, Culcita macrocarpa, Asplenium scolopendrium, Christella dentata o Davalia canariensis. Algunos de estos pteridófitos como Diplazium caudatum, Pteris palustris Psilotum nudum no aparecen en ningún otro punto del continente europeo.

El estrato siguiente está formado por especies de hoja lauroide como laurel (Laurus nobilis), acebo (Ilex aquifolium), avellanillo (Frangula alnus) y por especies arbóreas mediterráneas como alcornoque (Quercus suber), coscoja (Q. coccifera), acebuche (Olea europaea) o encina (Q. rotundifolia) junto a otras especies de extensión geográfica muy limitada como hiedra de Canarias (Hedera canariensis) o laureola (Ruscus hypophyllum) y un sotobosque propio del monte mediteráneo.

La densidad de la vegetación limita la entrada de luz a las partes más bajas del bosque, por lo que abundan las plantas trepadoras o lianas como vides silvestres (Vitis vinifera) , hiedras, madreselvas (Lonicera periclymenum ubsp. hispanica), zarzaparrillas (Smilax aspera), rubia (Rubia pergrina), rosales silvestres (Rosa sp.), etc. No sólo es impresionante la variedad de estas especies sino también su tamaño, creciendo de forma sorprendente y alcanzando alturas notables.

El ojaranzo
ojaranzo en los canutos de Cádiz

El ojaranzo es endémico de estos bosques

El ojaranzo (Rhododendron ponticum subsp. baeticum) es un endemismo de estas formaciones, es decir, de forma natural no aparece en ningún otro lugar del mundo. Otra subespecie (R. ponticum subsp. ponticum) tiene también una distribución limitada, en la costa occidental del Mar Negro.

A pesar de tratarse de una especie con distribución tan reducida, su capacidad de invadir otros ecosistemas la ha convertido en una plaga causando graves problemas en las islas británicas, donde se introdujo para su uso en jardinería por su apariencia vistosa y sus llamativas flores. Al escaparse de los jardines se fue extendiendo por prácticamente toda Gran Bretaña.

Fuentes
Imágenes