Finaliza la etapa 2020-2021 de nuestro apadrinamiento en el Valle del Lozoya

Consulta la memoria y los recursos audiovisuales

Tras las actividades preliminares de coordinación a finales de 2020, en enero de 2021 comenzamos in situ la andadura del proyecto «El Valle estará encantado». Se hizo una visita de reconocimiento a los principales puntos sobre los que se desarrollarían las actuaciones. Se inspeccionaron el lugar donde se construiría la charca para anfibios, un punto de basura histórica, y las orillas del embalse de Riosequillo, con algunos tramos de acumulación de basura y con indicios de presencia de visón americano.

Después de prospectar algunas ubicaciones para la instalación de cámaras de fototrampeo desde principios de año, y poder confirmar la presencia regular de visón americano, se tuvo que posponer el seguimiento por las nevadas y posterior subida del nivel del agua en el embalse.

En marzo de 2021 se hizo la primera actividad en grupo del proyecto. En ella, se llevó a cabo la construcción de la charca para anfibios, en una huerta en desuso. Aunque se finalizó la cubeta ese día, meses después hubo que hacer una reconstrucción, ya que la zanja de drenaje de la huerta estaba encharcada en aquellas fechas y no se selló la lámina completamente. ¡Pero cuánta ayuda aportaron las 30 manos trabajadoras que había ese día!

También, coincidiendo con la campaña de «1m2 por los ríos, embalses y pantanos», durante ese día se realizó una recogida de basuraleza en las orillas del embalse de Riosequillo. Se muestrearon 400 metros de la orilla del embalse. Se retiraron un total de 18,80 kilogramos de residuos repartidos en 424 unidades. El 88 % de los objetos eran plásticos. Por último, se dedicó un rato para visitar el punto de basura histórica ubicado en la dehesa de Cobos. Se habló sobre su origen y problemática, explicando que los residuos provenían del mobiliario de un refugio de caza abandonado.

La segunda actividad en grupo tuvo lugar en mayo de 2021. En ella, el planteamiento estuvo enfocado sobre la biodiversidad presente en el lugar y la problemática de las especies exóticas invasoras. Se colocó en la orilla del embalse la cámara de fototrampeo para detectar visón americano. Además, en ese día también se hizo una maratón de reconocimiento de plantas, aves y mariposas. ¡Hasta vimos un cantueso con flores blancas!

Respecto al seguimiento del visón americano (Neovison vison), no se han conseguido registros de la especie mediante fototrampeo durante los meses muestreados. Había sido detectado presencialmente en algunos puntos cercanos, pero no ha aparecido en las fotografías tomadas. No obstante, sí ha aparecido nutria paleártica (Lutra lutra) en algunas tomas, que en alguna bibliografía se dice que su presencia desplaza al visón americano.

Por último, ya en julio de 2021, tuvo lugar la tercera actividad en grupo. Se finalizó la reconstrucción de la charca para anfibios, y también se hizo otra recogida de basuraleza en el embalse de Riosequillo navegando en kayak, aprovechando el divertido rato para la detección de especies de fauna. Disfrutamos del baño de un milano real a escasos metros.

Sorprendió que en esta actividad solo se encontró un residuo de plástico flotando, en contraste con la abundancia de residuos presentes en la orilla detectados en marzo. Por otro lado, la charca para anfibios quedó finalizada y con presencia de numerosas larvas e invertebrados acuáticos, a la espera de que los anfibios la aprovechen durante la siguiente temporada de cría. ¡Esperamos darle continuidad al proyecto tan pronto como sea posible!

Enlace a los recursos audiovisuales del proyecto:

https://drive.google.com/drive/folders/1Isuef7v8vEIaUJafHeHeGZm1kwLDb9J_?usp=sharing